Consejos para dejar el pañal

Consejos para dejar el pañal

Los expertos en crianza de Pampers identifican algunos de los desafíos más comunes que tu hijo puede enfrentar y te muestran cómo manejarlos.

Accidentes

La mayoría de los niños tienen accidentes después del entrenamiento para dejar el pañal. Cuando tu hijo tenga un accidente, límpialo con calma y permite que te ayude. Esto le indicará que el entrenamiento para dejar el pañal es su responsabilidad. Deja claro que ayudarlo a limpiarse no es un castigo. Siempre lleva una muda de ropa extra si tu hijo tiene menos de cinco años y estará fuera de casa, por las dudas.

Niños que se rehúsan a pararse

Algunos niños pequeños se rehusarán a orinar de pie, ya que inicialmente lo hacían sentados. En lugar de criticarlo y tratar de corregirlo, permite que tu hijo haga como quiera hasta que esté listo para ponerse de pie. Eventualmente aprenderá.

Los niños pequeños deben tener un chorro fuerte y arqueado; de lo contrario, necesitan una evaluación. Si de pronto se produce un goteo, podría ser un indicador de infección.

Ir a lugares ocultos

En esta situación, brindar consuelo y orientación resulta mucho mejor que regañar. Si encuentras heces o un charco detrás del sillón o la cortina, intenta evitar los pronombres directos y el lenguaje directo ("¿Hiciste popó detrás de la cortina?"). Tu cara mostrará que estás decepcionada; tus palabras solo deben brindar instrucciones para manejar el problema de una mejor forma.

Infecciones

La micción frecuente, el dolor al orinar, el goteo en pequeñas cantidades, la incapacidad de retener la orina, los cambios en la apariencia o el olor de la orina, y la fiebre sin explicaciones pueden ser indicios de una infección urinaria. Consulta al médico de tu hijo si el niño presenta algunos de estos síntomas.

Retención

Si un niño se siente demasiado estresado o presionado en el entrenamiento para dejar el pañal, es posible que comience a retener la orina o las heces. Sigue estas pautas para evitar el estreñimiento y otros problemas:

1. Pon en espera el entrenamiento para dejar el pañal por un tiempo

Da marcha atrás y retómalo en uno a tres meses, y pregúntale a tu hijo si está listo para intentarlo en ese momento. La retención es un juego de poder en el cual el niño gana. Así que no participes del combate.

2. Tratamiento para el estreñimiento

Como causa y consecuencia de la retención de las heces, el estreñimiento primero debe ser tratado mediante la incorporación de una gran cantidad de fibras y frutas en la dieta de tu hijo’. Si en unos días no funciona o sospechas que necesita un tratamiento adicional llama a tu médico que puede sugerir un ablandador fecal o un laxante suave.

Mojar la cama

Volver a mojar la cama

Si tu hijo no ha mojado la cama de tres a seis meses o más y luego comienza a hacerlo otra vez, la causa puede ser psicológica o puede indicar una enfermedad. Consulta con el médico de tu hijo excepto que el estrés sea obvio y se resuelva en una semana o dos.

Mojar la cama por un tiempo prolongado

Varios niños siguen mojando la cama después de los 6 años. A esta edad, el 10 por ciento de los niños moja constantemente sus camas, y a los 12 años, cuando estos niños entran en la adolescencia, alrededor de un 3 por ciento todavía tiene este problema. Para estos niños, el hecho de mojar la cama suele estar relacionado con el proceso de maduración de la conexión del cerebro y la vejiga. Habla con tu médico si tu hijo sigue mojando la cama a los 6 años o más de edad.

También te puede interesar:

Pañales

Pampers Premium Care

El pañal más seco y más suave de Argentina.